F1 - Noticias

F1 | Horner, distante con la FIA: "No es su obligación garantizar que una escudería sea competitiva"

El máximo representante de la marca de bebidas energéticas se ha pronunciado con respecto a los cambios en la normativa que la FIA quiere establecer para el próximo año de cara a solucionar los problemas del porposing de algunas escuderías, alegando ser un tema de seguridad.

( palabras)
F1 | Horner, distante con la FIA: "No es su obligación garantizar que una escudería sea competitiva"
Fuente imagen: @redbullracing

Christian Horner se ha mostrado muy reacio de cara a la nueva normativa que la FIA quiere establecer para el año 2023. La máxima autoridad del motorsport en el mundo anunció antes del Gran Premio de Francia una serie de medidas para solucionar el problema del porpoising o rebote de los actuales monoplazas, alegando ser una cuestión de seguridad para los pilotos.

Entre estas medidas, destaca que se aumentará la altura de los bordes del suelo en 25 mm, además de introducir mayores controles en la estructura del fondo plano de los coches.

La escudería Red Bull se ha opuesto a esta normativa durante la presente temporada, alegando que los equipos que no han sufrido de porposing no deberían pagar los platos rotos de otros.

"De nuevo, no vi ningún problema aquí en Francia", dijo Horner preguntado por Motorsport.com "Creo que en las últimas tres o cuatro carreras no se ha visto ningún contratiempo, así que me parece que tiene que haber una solución de sentido común, no reescribir el reglamento para el próximo año, con los límites presupuestarios tan tarde", comentaba el jefe de equipo.

"Creo que es un problema aún mayor para algunos de los equipos más pequeños, que no pueden tener los recursos para poder reaccionar", continuó. "Pienso que cualquier medida que se tome debe ser sensata".

Horner cree que estas medidas se quieren implantar para beneficiar a cierto equipo de la parrilla, refiriéndose a la escudería Mercedes-AMG, que es la que más parece sufrir con el rebote de los coches. Los alemanes niegan que esto sea así y la FIA, según su reglamento técnico, permiten los cambios de seguridad “sin previo aviso ni demora”; aunque son varias las escuderías que dudan de que el porpoising sea realmente un problema de seguridad.

"En realidad, no estoy de acuerdo con que sea un problema de seguridad", explicó Horner el domingo al terminar la carrera. "Depende de cada equipo la forma en la que decidan utilizar su coche, se puede eliminar el porpoising muy fácilmente, pero a costa de sacrificar rendimiento".

"Por lo tanto, no es una obligación de la FIA garantizar que una escudería sea competitiva. De lo contrario, habríamos tenido un BoP [Equilibrio de rendimiento] en el motor en los últimos diez años", afirmó.

Para Horner, el problema reside en que en el reglamento de la Federación no se define con exactitud qué es un problema de seguridad, y cree que esa cuestión es “algo muy fácil que defender y a lo que agarrarse”.

"Teóricamente, no es objeto de una comisión o de una votación del Consejo Mundial", añadía. "Creo que se puede hacer algo, pero pienso que tiene que ser sensato, las cifras que se han discutido son extremas comparadas con lo que en la realidad se podría hacer", indicaba el británico.

Para finalizar, el jefe de equipo de la marca austríaca cree que las escuderías más pequeñas son las que más sufrirían esta modificación. "Es demasiado tarde para rediseñar un coche ahora para el próximo año. "Si están hablando de elevar 25 mm la altura del suelo, es algo completamente diferente en lo aerodinámico", explicaba para finalizar.

Artículos relacionados

Suscribirse

Subscribite ahora a nuestra lista de noticias diarias y te avisemos cada vez que una nota nueva salga.