F1 - Historica

Érase una vez en Japón. El fin de la maldición.

El 8 de octubre se cumplen 18 años del primer mundial de Schumacher con Ferrari aquel que le puso fin a una maldición de 21 años sin campeonatos.

( palabras)
Érase una vez en Japón.  El fin de la maldición.
Fuente imagen: motorlat

La F1 llegá a Japón con Sebastian Vettel a 50 puntos de la punta y con solo cinco carreras por disputarse, el alemán parece estar frente a una misión imposible teniendo en cuenta la fiabilidad indestructible de Mercedes y la excelente forma de Lewis Hamilton. Los recuerdos de Japón del año pasado deben darle escalofríos a los tifosi pero no fueron todas malas para la Scuderia en tierras Japonesas.

Viajemos en el tiempo al 8 de octubre del año 2000. Cuando un alemán rompió el maleficio que aquejo a Ferrari por 21 años. Schumacher habia llegado a Maranello en 1996 con el peso sobre sus hombros de devolverle la gloria a la scuderia ¡menuda tarea! No le fue fácil y por momentos pareció imposible, necesitó cinco temporadas para lograrlo, una mala decisión en el 1997, un neumático en 1998, el accidente de 1999 hicieron que en italia se lo ponga en duda y más de uno pida su cabeza. ¿Realmente podía lograrlo?

Aquel año el verdugo de Ferrari era McLaren Mercedes y Mika Hakkinen , la temporada 2000 había empezado en alza para los del cavallino pero una mala mitad de temporada hizo que los italianos tengan que sufrir más de la cuenta, llegando a Suzuka arriba en el clasificador pero temerosos, del otro lado tenían un rival dificil, un minimo error y todo terminaba mal. Otra vez.

Los dirigidos por Ron Dennis venían con sed de revancha luego de la rotura de motor en Indianapolis que le había permitido al Kaiser estirar la ventaja a ocho puntos y tener su primer match point en Suzuka
Dependía de ellos, era triunfo y mundial.

Schumi arrancó haciendo buena letra en Suzuka consiguiendo la pole, tenía el titulo al alcance de la mano pero Mika no iba a perder sin dar batalla. En la largada del Gp lo "durmió" a Michael que se preocupó más por amedrentarlo que por llegar adelante a la primera curva y le arrebató la punta. No, no iba a ser fácil. Todavía había que sufrir un rato más.

Más allá de la mala largada, Schumacher mantuvo el nerviosismo a raya y a Hakkinen cerca. Y fue ahi, cuando el alemán navegaba en segundo puesto, que Ferrari funcionó como equipo y apareció la mente brillante de Ross Brawn, el punto en común de todos los éxitos de Michael para guiar a su equipo al triunfo.

La definición de la carrera y en consecuencia del mundial fue un juego de estrategia pura donde la genialidad de  Brawn fue más que McLaren. Luego de la primer parada, Schumacher ya había logrado acortar la distancia con Mika Hakkinen y gracias a la idea del equipo de hacer un stint más largo que el finlandes, Schumacher pudo aprovechar para volar con el auto más liviano mientras el McLaren de Hakkinen retomaba ritmo después de su segunda parada. Cuando a Ferrari le tocó dar la pincelada final no falló, se lució en boxes y Schumi salió por delante de Mika con un ventaja tranquilizadora que logró mantener hasta la bandera a cuadros para devolverle al pueblo Ferrarista la alegría de gritar ¡Campeón! luego de 21 años.

La maldición había acabado y Ferrari volvía a lo más alto otra vez.

¿Qúé pasará 18 años después? ¿Podrá este equipo Ferrari convertirse en algo parecido a lo que fue aquella maquina fantástica comandada por Todt y Brawn para empezar a revertir la situación y terminar con el maleficio que los persigue en la parte final del mundial? Parece dificil pero como solía decir Michael,  "Siempre he creído que uno nunca debe rendirse. Debes seguir luchando hasta el final incluso cuando hay solo una pequeña chance."

Artículos relacionados

0 Comentarios

Para dejar tu comentario debes ingresar en tu cuenta:Ingresar

Suscribirse

Subscribite ahora a nuestra lista de noticias diarias y te avisemos cada vez que una nota nueva salga.